Apple ha generado un mala imagen y cierta desconfianza después de reconocer que la bajada en el rendimiento de los iPhone era intencional. Aunque afirman que su objetivo era cuidar los componentes ante la degradación de la batería. Muchos usuarios se quejaron por estos cambios, y en la próxima actualización de iOS la ralentización del iPhone se podrá desactivar.